Además tiene la particularidad que ha sabido conservar gran cantidad de edificios de la época colonial, razón por la cual en 1993, la UNESCO declaró Patrimonio Cultural de la Humanidad su centro histórico.

En 1836 se constituye la Cofradía de San Juan Bautista, entidad encargada de la organización de la Morisma de Bracho, representación de Moros y Cristianos que se hace en honor al santo, y que cada año se celebra la última semana de agosto. Aunque no son las fiestas patronales de la ciudad, son las que más gente acumula porque participan directamente, dependiendo del año, entre 12.000 y 14.000 cofrades.

Son cuatro días de fiesta: en el primero representan el martirio de San Juan Bautista; en el segundo, se representan los primeros combates que le dan el triunfo a los cristianos; en el tercero, los moros ganan a los cristianos y, en el cuarto, se hacen desfiles –de tipo militar- por las calles de la ciudad, acompañados de lo que ellos denominan bandas de guerra; son bandas formadas por centenares de tambores y clarines o cornetas; después se trasladan nuevamente a las Lomas de Bracho –descampado inmenso al lado de la ciudad- donde mantienen la última batalla, que ganan los cristianos. Tres textos distintos –similares a nuestras embajadas, pero con más personajes con diálogo- se representan durante estos días, que son una síntesis histórica; por ese motivo encontramos una mezcla de vestidos distantes en el tiempo: soldados romanos, cruzados de la Edad Media, personajes españoles del siglo XVI, junto a soldados franceses y mexicanos del siglo XIX. En estas representaciones, entre los mosquetes y los cañones, queman más de 4.000 kilos de pólvora cada fiesta.

Más de 50.000 espectadores contemplan las variaciones de las tropas, así como las tres representaciones teatrales centrales: El Martirio de San Juan Bautista, Coloquio de los Doce Pares de Francia y La Batalla de Lepanto. Esta última será la que representarán en nuestra plaza Mayor, ante el Castillo, la madrugada que va del sábado al domingo de fiestas; concretamente a la una, poco antes del castillo de fuegos de artificio.

La expedición está encabezada por el Sr. Manuel González Ramírez, cronista del Estado de Zacatecas, que cuenta con un millón y medio de habitantes. Él ya estuvo en Ontinyent en julio de 2010, como ponente en el Primer Congreso Internacional de Embajadas y Embajadores de la Fiesta de Moros y Cristianos. Él ha sido el hilo conductor y la persona que ha hecho que este ambicioso proyecto se convirtiera en realidad. Lo acompañan varios asesores del Estado de Zacatecas, junto a los cargos dirigentes de la cofradía y las personas que pondrán en escena los personajes principales de La Batalla de Lepanto. Junto a todos ellos también contaremos con la presencia de Corina Bárcena, que es la responsable de los servicios informativos de Televisa, el canal más importante y con mayor cobertura de todo el Estado.

Hay que destacar que, entre otros reconocimientos, la Morisma de Bracho recibió el año pasado, de manos del presidente de la República Mexicana, el Premio Nacional de las Ciencias y las Artes 2012 en la categoría de tradiciones populares.

Estamos convencidos de que este tipo de actividades nos benefician a las dos ciudades, a la vez de que nos enriquecen culturalmente a todos. Es una ocasión única. No nos la podemos perder. 

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterPrint this pageEmail this to someone

Review Overview

Summary

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *