Los diez mandamientos son un conjunto de principios éticos y de adoración, que juegan un papel importante en el Judaísmo y el Cristianismo, que incluyen instrucciones sobre cómo adorar sólo a Dios y guardar el día de reposo; como también prohibiciones en contra de la idolatría, asesinato, robo y adulterio. De acuerdo con la historia narrada en el libro de Éxodo (recogido en la Biblia Hebrea), Dios escribió estos mandatos en dos tablas de piedra, las cuales dio a Moisés en el Monte Sinaí.

La historia, conocida de sobra por todos, ha sido llevada a la gran pantalla en tres ocasiones: dos realizadas por Cecil B. DeMille y ésta que nos concierne. La primera versión, titulada "Los diez mandamientos" (1923), es posiblemente (junto con "BenHur" [Fred Niblo, 1925]), una de las películas más espectaculares del cine mudo. La segunda adaptación (con el mismo título), es uno de los grandes clásicos de la historia del celuloide, en la que su director DeMille (gran especialista en el cine épico), mejoraría considerablemente su anterior versión muda, contando con uno de los sets de filmación más grandes en la historia del cine, y siendo la película más cara realizada en el momento de su estreno. Tras estos brillantes precedentes, para esta nueva y tercera adaptación, la productora fichó al gran director Ridley Scott, responsable de algunas obras de culto del cine moderno, y nominado en tres ocasiones a los premios Oscar.

El estilo de Ridley eleva la importancia de la experiencia sensorial (visual, y sonora) en un filme. Así que basándose en este hecho, la factura técnica de "Exodus: Dioses y Reyes" es deslumbrante, con unos planos aéreos impresionantes, en el que se ve con sumo detalle las ciudades egipcias con sus pirámides; del mismo modo que las siete plagas, que están reproducidas de forma realmente impactante, siendo posiblemente lo mejor del filme; sin embargo, al elenco actoral le falta ese carisma que poseían los del clásico de DeMille, como los insuperables Charlton Heston, Yul Brynner, Edward G. Robinson o Anne Baxter, entre otros… Es imposible no echar la vista atrás y compararla (las comparaciones son odiosas), pero la evidencia es clara, y más teniendo en cuenta de que es la misma historia ya conocida por todos (con ciertos retoques y con más 'fuegos artificiales'), y que 'bebe' de uno de los exponentes más brillantes de la época dorada del cine de Hollywood.

Solamente Christian Bale se salva de la quema, sobresaliendo por encima de los demás, cargándose en multitud de ocasiones la película a la espalda; o sea (y nunca mejor dicho) tirando del carro. Cabe decir, que a pesar de la gran oportunidad que le ha reportado trabajar en una superproducción, a la hermosa actriz española María Valverde, y el esfuerzo realizado… la subtrama donde ella desarrolla su personaje me ha chirriado bastante, ya que prácticamente no aporta demasiado a la historia principal, más allá de que Moisés echa raíces, alargando en demasía el metraje, y por consiguiente, ralentizando la acción; aunque a su favor, tengo que confesar que es bastante entretenida, y como he comentado anteriormente, visualmente es espectacular.

En definitiva, "Exodus: Dioses y Reyes" es una buena película, posiblemente la mejor realizada por su director en mucho tiempo; pero sabiendo la categoría que atesora, las altas expectativas que suscita, y las grandes obras maestras realizadas, tales como "Alien, el octavo pasajero" "Blade Runner", o "Gladiator, entre otras; es necesario señalar que el resultado final es decepcionante.

Fdo.: Óscar Vela “Mastí” – Bloguero.

Exodus: Dioses y Reyes  – Tráiler Español (HD)

{youtube width="533" height="350"}s55w_PnQw1s{/youtube}

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterPrint this pageEmail this to someone

Review Overview

Summary

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *