Con esa actitud el PP demuestra que es un partido cobarde que se ampara en el engaño y la mentira para camuflar sus atracos a las haciendas públicas; y en este caso la falsedad es plenamente demostrable: La gran deuda del consistorio calpino es consecuencia directa del actual alcalde, César Sánchez y de su etapa de gobierno de 2003-2007. En esa legislatura, conocida en la localidad como “la del despilfarro del PP”, el Partido Popular, con mayoría absoluta, hacía presupuestos para gastar más de 40 millones de euros, cuando ingresaban menos de 30; a punto de acabar la legislatura, el gobierno del Partido Popular, del que era miembro Sánchez, pidió un crédito de 15 millones de euros para pagar las obras faraónicas que se habían hecho en la época de bonanza económica y no se habían pagado cuando había dinero, para poder pagarlas cuando ya habían arruinado al Ayuntamiento; además, hubieron sobrecostes escandalosos en las contrataciones de dichas obras, hechas al margen de la ley (sin los preceptivos expedientes de contratación); se produjo el caso Aguas de Calpe que ha costado a los ciudadanos calpinos un millón de euros que pagan con una subida del recibo del agua; se produjo el fraude de las basuras en Calp en el caso Brugal, que está en investigación judicial; se gastaban una media de tres millones de euros al año de dinero público en compras sin ningún control; se hicieron miles de contratos laborales temporales ilegales, según sentenció la justicia; se han producido continuas sentencias judiciales contra el Ayuntamiento que obligan a pagar indemnizaciones millonarias por gestiones irresponsables del PP con César Sánchez de Teniente de Alcalde, como la ocupación ilegal de terrenos privados, etc.

El PSOE gobernó 15 meses hasta la moción de censura promovida por el Partido Popular. Y ese periodo se caracterizó precisamente por la contención del gasto, impidiendo las compras y las contrataciones sin control habituales en la etapa del PP; se empezó a regular la contratación de personal ajustada a la legalidad; se redujeron a la mitad, o más, la mayoría de gastos del Ayuntamiento, entre ellos los de personal, protocolo y telefonía (hasta los familiares de concejales del PP tenían móviles del Ayuntamiento), pero, sobre todo, se trajeron 15 millones de euros en inversiones al municipio, más dinero para Calp en 15 meses, que el PP en 15 años de gobierno. Eso, es lo cierto.

No sorprende que el alcalde de Calp tenga que recurrir una y otra vez a la mentira, en un intento desesperado de mantenerse a flote, después de haber ganado las elecciones municipales engañando a los ciudadanos con la promesa de traer mucho dinero a Calp y no subir los impuestos, cosas que firmó ante notario. Pero no ha traído un solo euro al municipio y sí ha subido los impuestos (al máximo), y el paro sigue creciendo bajo su mandato. Pues del mismo modo miente, cuando reparte la culpa de la ruina del Ayuntamiento calpino a los que no la tienen, ruina que se gestó y creció con la política del despilfarro del PP con César Sánchez en el gobierno y que ahora tenemos que pagar todos los ciudadanos, incluidos los que han perdido su puesto de trabajo y su sueldo mientras Sánchez tiene tres remuneraciones oficiales (que se sepa), sobres aparte.

Cuando un alcalde llega al poder con engaños a los ciudadanos, consolida su posición con mentiras y propaganda mediática pagada con dinero público, no es capaz de resolver ni uno solo de los problemas del municipio, más bien al contrario, en muchos aspectos Calp va a peor, destruye empleo en vez de crearlo, cede el  patrimonio público para negocios privados y es incapacidad de traer la mínima inversión de la administración autonómica o central, de su mismo color político, pero además le cuesta mucho dinero al erario público (cobra como alcalde, como diputado, dietas de desplazamientos, como directivo popular…), la única opción que le queda, es dimitir. Aunque solo sea por dignidad. 

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterPrint this pageEmail this to someone

Review Overview

Summary

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *