En pueblos como Macastre han comenzado las reparaciones de infraestructuras básicas municipales como el abastecimiento de agua.

Un total de 780 brigadistas de 156 brigadas forestales de la Diputación de Valencia han continuado trabajando durante toda esta semana y luchando contra la amenaza del fuego pasado, pero todavía latente, tras los grandes incendios forestales de Andilla y Cortes de Pallás.

El personal de la empresa pública Imelsa, dedicado todo el año al cuidado y conservación de los montes valencianos, sigue en acción una vez controlados los siniestros, centrando su labor en la vigilancia de puntos calientes que puedan constituir cualquier peligro y el remate del perímetro en diferentes zonas afectadas, además del despeje de carreteras y caminos para facilitar el tránsito y las comunicaciones.

Su labor complementa el compromiso adquirido por la corporación provincial con los ayuntamientos afectados por los incendios, de hacerles llegar “la ayuda necesaria para restablecer cuanto antes la normalidad en sus poblaciones, con todos los servicios necesarios”, tal como garantizó su presidente, Alfonso Rus, a los propios alcaldes durante su primera reunión en los primeros días de los sucesos.

Primeras reparaciones

Por ello, pueblos como Macastre ya han recibido las primeras ayudas materiales, en cuanto a renovación de infraestructuras se refiere, por parte de la Diputación, pues esta misma semana han asistido los trabajos de movimientos de tierras y tala de árboles quemados previos a las obras de restablecimiento del suministro de agua potable en el pozo que abastece la zona de ‘Llanorel’ y la partida de ‘Cuerna’ de su término municipal.

De este modo, y según ha explicado la propia alcaldesa de la localidad, María José Casero, “en menos de dos semanas, este municipio de la Hoya de Bunyol, con cerca de 2.600 hectáreas afectadas por los incendios, contará con una canalización subterránea de 300 metros que devolverá el abastecimiento de agua potable a las zonas afectadas”.

“El comienzo de los trabajos no puede haber sido más rápido. Para Macastre han sido días muy duros y gracias a la Diputación hoy podemos decir que vamos recuperando la normalidad”, ha destacado.

Otro de los primeros municipios en beneficiarse de la rápida actuación de la Diputación ha sido el de Cortes de Pallás, donde se ha ejecutado la reposición de la red de canalización de agua potable en las zonas de El Oro y Venta Gaeta.

La Diputación actuará en la misma línea con todos los municipios afectados, para lo que constituyó una comisión técnica con profesionales de sus servicios de Cooperación y Asesoramiento Municipal, Infraestructuras y Medio Ambiente, que ha evaluado, organizado y comenzado a ejecutar ya las actuaciones necesarias para reparar los daños ocasionados por el fuego en los municipios, en contacto con sus ayuntamientos.

Daños valorados en 4,3 millones de euros

La institución, a través de su empresa pública Imelsa y la habilitación de una partida económica inicial de 500.000 euros, ha comenzado a reponer los depósitos y conducciones de agua en los municipios más afectados, con el fin de garantizar el suministro a la población y cubrir una de sus necesidades más inmediatas.

En estas actuaciones se aprovechan los conocimientos y la experiencia de las brigadas forestales, que han intervenido en la extinción de los incendios, sobre los territorios, lo que contribuirá a que los trabajos de reparación y reposición por daños sean más eficaces e inmediatos.

Una vez subsanadas las deficiencias en las redes de abastecimiento de agua, la institución iniciará las actuaciones pertinentes en carreteras y caminos dañados o erosionados por los incendios, de acuerdo con la valoración técnica y los requerimientos de los alcaldes, con el fin de ir completando todos los servicios necesarios.

La estimación de daños locales que afectan a servicios básicos realizada por los técnicos de la Diputación asciende a 4.352.801 euros, entre infraestructuras básicas (414.700 euros), carreteras (2.750.000 euros), caminos rurales (989.118) y riesgos geológicos (198.000 euros).

Las superficies afectadas, según el mismo documento, son de un total de 32.505,70 hectáreas en el incendio originado en Cortes de Pallás y que alcanzó los términos municipales de Cortes de Pallás, Alborache, Carlet, Catadau, Llombai, Macastre, Millares, Montroy, Real, Tous, Turís y Yátova.

En el siniestro de originado en Andilla, el cálculo de superficie afectada alcanza las 11.860,74 hectáreas, que también dañó los términos de Alcublas y Llíria.

Tras la valoración recogida en este primer informe, necesario para empezar a actuar, los ayuntamientos podrán comunicar a la institución provincial las nuevas necesidades y daños que no hayan detectado en principio. 

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterPrint this pageEmail this to someone

Review Overview

Summary

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *