Ya que según se desprende de las investigaciones, formaban un grupo perfectamente organizado que se encargaba de recibir en sus cuentas bancarias el dinero que obtenían por la venta de productos que no existían a través de Internet.

Las investigaciones se iniciaron nueve meses atrás, cuando agentes de la policía nacional detuvieron a dos personas de nacionalidad rumana, al intentar realizar un reintegro de dinero en una entidad bancaria de Quart de Poblet, que al parecer procedía de la comisión de estafas realizadas por Internet.

A través de las gestiones realizadas los investigadores pudieron determinar que en esa cuenta bancaria se estaban recibiendo ingresos económicos que se correspondían con ventas falsas realizadas a través de internet.

Posteriormente los policías identificaron a tres personas, las cuales se encargaban, al igual que las anteriores, de recibir dinero en sus cuentas bancarias proveniente de la venta de productos, principalmente bicicletas.

Modus operandi

La característica principal de este modus operandi consistía en la apertura de cuentas de correo electrónico así como de cuentas bancarias, ambas con datos de identidad falsos, para así dinero procedente de la venta de productos ofertados en Internet pero que en realidad no existían.

Este tipo de estafa son realizadas por grupos perfectamente organizados, que delimitando sus cometidos, por un lado y preferentemente desde países de Europa del este, se lanzan multitud de ofertas de productos en diferentes páginas web dedicadas a la compra venta, efectos que lógicamente no existen.

Mientras otras personas se encargan de mantener las relaciones con el supuesto comprador a través de los distintos correos electrónicos de contacto y finalmente, otros reciben por transferencia en las cuentas abiertas previamente con documentación falsa el importe de los productos vendidos y que finalmente, por empresas de envío de dinero rápido son enviados a los países del Este europeo donde se ha gestado toda la operativa.

Como consecuencia de las investigaciones, los policías detuvieron a los sospechosos, imputándoles los delitos de estafa a cinco de los detenidos, así como a tres de ellos además los delitos de falsificación documental.

Los investigadores han determinado que la cantidad estafada asciende a 120.000 euros.

De los cinco detenidos, cuatro de ellos con antecedentes policiales, fueron puestos a disposición Judicial.

Fuente: Policía Nacional – Ministerio del Interior (Gobierno de España). 

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterPrint this pageEmail this to someone

Review Overview

Summary

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *