La Iglesia de San Francisco de Paula fue construida a principios del siglo XVI, hacia 1521 en estilo renacentista pero en el siglo XVIII, más concretamente en 1780, se reconstruyó siguiendo el estilo de la época, neoclásico. Sin cúpula y por lo tanto sin crucero, consta de una nave con capillas entre contrafuertes, cubierta con bóveda de medio cañón de cinco tramos y testero en forma de nicho. A sus lados se sitúan la Sacristía y la Capilla de la Comunión.

La Iglesia de Bolbaite fue construida a mediados del siglo XVI, en estilo renacentista. Más tarde se reconstruyó a causa de un terremoto, siguiendo el estilo neoclásico de la época.

Hasta la fecha de su construcción, Bolbaite había dependido eclesiásticamente del municipio de Chella. Sin embargo, no se constituyó como parroquia independiente hasta 1644.

El templo, que en un principio tuvo como patrona a la Inmaculada Concepción, pasó a ostentar como santo titular a San Francisco de Paula por mediación de la familia Pardo de la Casta, muy devotos del santo.

Fueron los Marqueses los que hicieron donación a la parroquia de un cáliz de plata sobredorada con el escudo de la familia Pardo de la Casta, que ostenta tres tizones coronados por un águila. Este emblema es hoy el escudo de Bolbaite.

La estructura del edificio se manifiesta sin cúpula y por lo tanto sin crucero. Consta de una nave con capillas entre contrafuertes, cubierta con bóveda de medio cañón de cinco tramos y testero en forma de nicho. A sus lados se sitúan la Sacristía y la Capilla de la Comunión.

El aparejo de la iglesia es mampostería y esquinazos de sillar, con revoque de estuco en el lienzo de la fachada. En ésta se abre la única portada, adintelada y con decoración barroca en la cornisa, que termina en una hornacina con la imagen del Santo titular y patrón del pueblo, San Francisco de Paula.

La fachada del edificio presenta un notable desnivel con el suelo de la plaza, haciendo ángulo con la del ayuntamiento, a la que está unida por medio de la casa abadía.

En su interior, las siete cúpulas laterales se cubren con bóvedas vaídas y acogen en cada una de ellas imágenes religiosas como la del Santísimo Cristo del Amparo. El nicho del presbiterio está decorado con frescos de Salvador Pallás, natural del vecino pueblo de Chella, que representan escenas de la vida de San Francisco de Paula. Estas pinturas fueron restauradas en 1976 por Enrique Bartolomé Casoval.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterPrint this pageEmail this to someone

Review Overview

Summary

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *