Guiados por la narración en directo de un planetarista, el público conoce también algunas historias mitológicas fascinantes.

Tras el éxito obtenido durante los meses de verano ‘Las Nocturnas’ en su versión invernal se ofrece para satisfacer a todos los aficionados a la astronomía. Se realiza todos los sábados a las 20 horas en la Sala de proyecciones del Hemisfèric y el precio de la entrada general es de 8,80 euros y de 6,85 euros la reducida.

El planetario del Hemisfèric ofrece un plan diferente y original para vivir una noche de Reyes mirando a las estrellas. Hace 2.000 años, una estrella guió a los tres magos de Oriente hacia Belén, y entre las muchas hipótesis que se barajan para explicar este fenómeno se habla de que pudo tratarse de algún cometa –el célebre Halley– o, más recientemente, se ha especulado sobre la posibilidad de que se tratase de una conjunción entre Júpiter y Saturno,  o  entre Venus y Júpiter, los dos cuerpos celestes más brillantes después del Sol y la Luna. Desde la perspectiva de un observador terrestre los dos planetas llegaron a aproximarse tanto que debieron parecer un único astro.

El cielo en invierno

Lo que sí podrán ver los espectadores de ‘Las Nocturnas’ son los cielos nocturnos del Polo Norte y del Ecuador con sus correspondientes constelaciones. Y no sólo eso, ya que llevarán a cabo un increíble paseo espacial por el sistema solar para conocer lunas, planetas y otros objetos singulares como Fobos, Urano -un planeta que siempre ‘nos lleva la contraria’-,  o Plutón -un astro ‘con problemas de identidad’-, Y ya que hemos llegado a esas coordenadas aprovecharemos para “asomarnos” a los límites de la Vía Láctea para divisar a nuestros ‘vecinos galácticos’, las famosas nubes de Magallanes, Andrómeda… llegando, nada menos que al mismísimo momento en el que se produjo el Big Bang, ¡hace 13.700 millones de años!

¿Qué pasa en el cielo esta semana?

Los amantes de la astronomía pueden disfrutar estos días, si el tiempo lo permite, de la primera lluvia de meteoros importante del invierno, la de las Cuadrántidas, cuyo máximo se da entre el 3 y 4 de enero.

El origen  de las Cuadrántidas no está del todo claro. (Lleva el nombre de una constelación extinta donde se sitúa su radiante, Quadra Muralis). Con un poco de suerte pueden llegarse a ver hasta tres estrellas fugaces por minuto justo antes del amanecer… y pedir un deseo para el 2013, claro. 

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterPrint this pageEmail this to someone

Review Overview

Summary

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *