La propuesta ha partido del Grupo para el Estudio y la Conservación de la Bahía de Cullera (Grebacu), una asociación de apasionados por el mar y su preservación de la que   forman parte el arqueólogo municipal Kike Gandia; la ambientóloga especialista en la gestión y conservación de espacios marinos, Sara Herrero; el presidente del Club de Buceo Delfín de Cullera, Óscar Pellicer y José Antonio Puig, director técnico del Centro de Actividades Subacuáticas Delfín de Cullera.

Esta mañana, la junta de gobierno ha acordado crear una comisión mixta que analice esa posibilidad y llegue a un acuerdo consensuado entre las partes implicadas y que estarán representadas en la misma: el ayuntamiento, los impulsores, los pescadores deportivos y la cofradía de pescadores.

La experiencia que Cullera pretende poner en marcha propone la creación de una zona de limitación de usos en la costa este del municipio con el objetivo de comprobar el impacto que las actividades recreativas extractivas tienen en el mantenimiento de la fauna
costera de la bahía. La intención es crear una zona de usos controlados donde se monitorizarán las actividades. Se considera que ello podría traducirse en un incremento notable de la biodiversidad marina en el área de actuación.

El proyecto inicial plantea que esa zona se sitúe entre la línea de playa y los 200 metros en línea recta hacia el mar. También se delimitaría un área de protección especial de 200 metros en torno a la Penyeta del Moro por su gran importancia ecológica. Se tomarían como puntos de referencia el Mareny de Sant Llorenç, el cabo de Cullera y el sur de El Brosquil. Se pretende hacer coincidir la línea límite de la zona de actuación con la línea de
boyas que todos los veranos se coloca en el término para proteger a los bañistas de posibles choques con embarcaciones.

Pellicer hizo entrega del proyecto el pasado viernes al alcalde, Jordi Mayor. El primer edil señala que la idea resulta altamente interesante pero quiere abrir un proceso de participación en el que todas las partes que tengan algo que decir al respecto se impliquen y se salga con una propuesta de consenso que será remitida a la Generalitat, competente en esta materia.

El alcalde ha puntualizado que en la zona delimitada de usos controlados se seguirían permitiendo todas las actividades habituales en las playas con la excepción de la pesca recreativa con muerte. Esto no afectará a la pesca profesional, que tiene ya delimitada la extracción a unos limites legales.

La iniciativa también pretende cambiar la imagen del turismo de sol y playa tradicional alejado de la naturaleza hacia otro sostenible y compatible con la vida marina. Asimismo, esto podría incrementar el número de visitantes atraídos por la fauna marina —buceadores— que podrían disfrutar de una experiencia de mayor calidad.

El gobierno de Cullera continúa apostando por el impulso del turismo y la protección ambiental, dos señas de identidad de las políticas del nuevo ejecutivo desde que tomara posesión el pasado mes de junio.

Bisbal Paelles Monumentals te ha ofrecido esta noticia

 

 

 

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterPrint this pageEmail this to someone

Review Overview

Summary

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *