Esta desproporción añade inquietud sobre la sostenibilidad de las pensiones, pues cada vez existen menos trabajadores en activo para sustentar el pago de nóminas del cada vez mayor número de jubilados y con pensiones cada vez más altas. Y ello, pese a la positiva evolución de los últimos meses.

Se trata de una situación preocupante

Al cierre de diciembre de 2007 existían 20.563.218 afiliados totales, lo que indica que desde entonces se han perdido 1,45 millones. En ese mismo período, los pensionistas subieron en 874.579 personas (desde 7,58 millones precrisis a 8,46 millones a finales de julio).

Difícilmente volveremos a ratios superiores a los de los años previos a la crisis”.

La urgencia de las reformas es innegable.

Los ingresos del Estado por cotizaciones sociales permanecen casi estancados.

 

 

 

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterPrint this pageEmail this to someone

Review Overview

Summary

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *