Se trata de un programa abierto durante todo el año pero organizado por cursos cuyo objetivo es reavivar la participación de aprendices y voluntarios. En esta edición, la cuarta, se han formado 21 parejas lingüísticas que han funcionado en tiempos distintos. Muchas de ellas han superado el tiempo mínimo de compromiso del programa –10 horas– y han alargado los encuentros desde octubre hasta junio. “Además de la posibilidad que se oferta a los aprendices de profundizar en el conocimiento de nuestra lengua, surgen otros intercambios enriquecedores para ambas partes dentro de la relación que se establece entre ellos. Así, la práctica lingüística se ve complementada con matices culturales, históricos, gastronómicos, de filosofía de vida, de tradiciones, de vida familiar, … que ponen en común, y en plano de igualdad, en el transcurso de sus conversaciones. Éste es uno de los secretos del éxito de este programa”, comenta el edil de Cultura, Gabriel Palop.

La procedencia de los aprendices es diversa: Marruecos, Colombia, Venezuela, Rumanía, entre otros.

“Hay que destacar la existencia de un voluntariado fiel que desde el 2008 en que se inició el programa no ha dejado de participar; así como dos grupos de conversación con varias personas, encabezados por dos matrimonios que han prolongado el voluntariado durante todo el curso” explica el concejal de Cultura, Gabriel Palop.

El programa, además de estar coordinado por Escola Valenciana, cuenta con la colaboración de la Fundació Bromera per al Foment de la Lectura.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterPrint this pageEmail this to someone

Review Overview

Summary

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *