AFOCA ha planteado estos primeros contactos con sus socios porque “lo que nosotros no sabemos valorar lo está aprovechando otros países”. Además, García  ha subrayado que “la venta de la biomasa excedentaria supone- según algunos estudios- que cada megavatio instalado requiere entre 29 y 36 empleos, lo que supondría lago más de 14.000 empleos con un volumen de salarios que rondan los 200 millones de euros, además de las consiguientes reducciones de emisiones de CO2”.

La agrupación, en estos momentos, cuenta con 120 socios de Valencia, concentrados en su mayoría en el Macizo del Caroig y en Alicante, principalmente en la montaña alicantina y la Font Roja. En total comprenden 30.000 hectáreas que hacen viables un abastecimiento continuado a las centrales de producción.

La asociación de propietarios forestales está valorando la biomasa excedentaria que se puede extraer de los montes valencianos donde se encuentran sus propiedades. La materia vegetal convertida en astillas o pellets, que piensan comercializar, son sobrantes de aclareos o restos de la poda de de pinares o carrascales, consiguiendo así eliminar los restos de madera que favorece el riegos de incendios en los bosques mediterráneos.

De momento AFOCA no ha cerrado ningún acuerdo pero si ha firmado un convenio con la Universidad Politécnica de Valencia para poder contar con datos fiables. García ha señalado que desde la universidad “se realizará un estudio que nos cuantifique el aprovechamiento sostenible de la biomasa de nuestras propiedades”. 

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterPrint this pageEmail this to someone

Review Overview

Summary

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *