Separar las esferas empresarial, familiar y patrimonial, clave para la profesionalización de la empresa familiar.

La profesionalización de las empresas familiares es vital para su supervivencia, más cuando afrontan procesos de sucesión de un socio fundador o con dominio accionarial mayoritario en la empresa. Aunque no hay una fórmula mágica ni única para dar este paso con éxito, ya que se trata de un traje a medida,  si hay un aspecto clave: separar las esferas de actuación empresarial, familiar y patrimonial y contar con profesionales externos que ayuden a realizar ese proceso. Esta ha sido la principal conclusión transmitida por los dirigentes de empresas familiares valencianas que se han dado cita en el I Desayuno En Familia organizado por el Instituto Valenciano para el Estudio de la Empresa Familiar (IVEFA) en colaboración con Grupo Ifedes.

El evento, moderado por el presidente del IVEFA, Mario Mariner, en colaboración con el equipo de consultoría de Ifedes, ha reunido a más de 25 empresarios, directivos y gerentes de varias generaciones de empresas familiares de la Comunidad Valenciana.

Los asistentes han dejado constancia de que la profesionalización de la empresa familiar no excluye la presencia de familiares en puestos de dirección. No obstante, se ha reconocido que aunque es posible establecer una estructura profesionalizada sólo con familiares, el resultado es mucho más frágil que si se cuenta con profesionales externos a la familia, bien ocupando puestos de dirección o aportando un punto de vista ajeno a las implicaciones de la relación familiar.

Asimismo, se ha subrayado que uno de los errores más frecuentes es contratar un Director General ajeno a la familia sin afrontar primero la profesionalización de la dinámica del funcionamiento del equipo directivo y de la propiedad. “Primero hay que abordar la profesionalización interna con la asunción de roles y después, si se considera necesario, incorporar a un gerente o director general externo”, explica Juan José Barceló, consultor especializado de IFEDES.

En esta línea, en el desayuno se ha determinado que hay que diferenciar entre externalizar la dirección y profesionalizar la empresa. Lo último requiere separar las esferas de actuación (empresarial, familiar y patrimonial) y que “cada persona asuma su rol, así como que aquellos que aúnan más de una circunstancia (trabajador, empresario o propietario), tenga muy claro los límites de cada ámbito”.

Uno de los principales problemas que se han encontrado, según las propios experiencias, es el posible choque generacional entre el equipo directivo “histórico”, con mucha experiencia y no tanta carga en formación o actualización del conocimiento, y la Dirección General entrante, muy preparada, pero falta del conocimiento que aporta la experiencia. Y para ello, han señalado como principal arma el diálogo permanente.

Por último, se ha reconocido que es fundamental “anticiparse y coger el proceso con tiempo” ya que esto permitirá crear un Comité de Transición que, apoyado por un externo, modere la relación y permita que el proceso se desarrolle de una forma planificada.

Este desayuno se engloba en el acuerdo de colaboración alcanzado entre el IVEFA y Grupo IFEDES por lo que se realizarán más acciones conjuntas, entre ellas, los desayunos En Familia cuyo objetivo es crear un foro de encuentro para que las empresas familiares puedan no sólo compartir sus experiencias sino también encontrar respuestas a temas clave para su desarrollo y competitividad.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterPrint this pageEmail this to someone

Review Overview

Summary

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *